Economía y Empresa, Jurídico 


¿Por qué una Economía Pública? (II)

Uno de los principales debates en la actualidad es el recorte presupuestario de las Administraciones Publicas, o los llamados recortes sociales. En lenguaje paladino, ¿cuál es el problema actual?

El problema actual es que las Administraciones Públicas no tienen suficiente dinero para financiar las diversas partidas presupuestarias (funcionariado, instituciones, seguridad, sanidad, educación…) como lo venían haciendo hasta ahora. Ante el dispendio público que se ha producido en los últimos años, se ha tratado de imponer Políticas de contención del gasto público y control del deficit acompañadas de Prácticas de Buen Gobierno en la Administración Pública. Continuando con el debate iniciado en ¿Por qué una Economía Pública? (I) donde veíamos el Enfoque filosófico-económico de la Economía Pública, en esta segunda entrada hablaré del Enfoque de las ventajas comparativas del Estado.

Recordemos que se pueden dar tres enfoques que justifican la presencia del Estado en la Economía:

    1. Enfoque filosófico-socioeconómico
    2. Enfoque de las ventajas comparativas del Estado
    3. Enfoque de los fallos del mercado

Uno de los principales impulsores del Enfoque de  las ventajas comparativas del Estado es Joseph Stiglitz. Este enfoque permite justificar la intervención del Estado en la Economía a través de sus características intrínsecas. En definitiva viene a subrayar que el Estado tiene una serie de facultades, circunstancias o características que ningún otro agente económico o el mercado puede detentar.

Las dos 2 principales características que diferencian al Estado frente a otros agentes económicos y el mercados son:

  • La fuerza coercitiva del Estado derivada del Principio Soberano.
  • La anexión de todos sus miembros al Estado mediante la circunscripción política.

A partir de estas características el Estado tiene unas posibilidades de asignar recursos que no tiene el mercado en determinadas cuestiones.  En ese sentido, se producen situaciones que sólo pueden ser solucionadas por el Estado, porque el propio mercado no puede operar como medio eficiente de asignación de recursos ya sea por desconocimiento, falta de acceso o falta capacidad.

Esta puede ser la secuencia lógica del problema sanitario analizado con este enfoque de las ventajas comparativas:

  1. El Estado; y NO el mercado, tiene la facultad de llegar a todos sus ciudadanos.
  2. Al Estado le interesa proteger la salud. Al mercado no necesariamente le interesa.
  3. El mercado (a través de un seguro sanitario privado) no puede garantizar que todos los ciudadanos protejan su salud. El Estado no puede obligar a que un ciudadano participe en el mercado (y se haga un seguro sanitario privado).
  4. Por ello, el Estado crea un Sistema Público de Salud que garantiza la salud de los ciudadanos. Esto es, el Estado provee a sus ciudadanos con un seguro sanitario obligatorio.
Vía| Público y Privado: Un acuerdo necesario, ALBI IBAÑEZ, Emilio. Ed. Ariel. 2000
Imagen| Photo to go
RELACIONADOS