Cultura y Sociedad 


¿Es el vino saludable?

¿Cuántas veces hemos oido “los médicos recomiendan una copita de vino al día”? ¿Pero será este dicho verdad, o simplemente una buena excusa?

Se ha demostrado en un estudio realizado por la Escuela de Medicina de Harvard y por el Instituto Nacional del Envejecimiento, que el beber vino tinto tiene muchos beneficios. Siempre y cuando se haga con moderación, es decir, se recomieda no más de dos copas en el caso de los hombres, y una para las mujeres.

Aqui tenemos cuatro buenas razones para no privarse de una copa de vino.

1.- Bueno para el corazón
Beber vino disminuye las enfermedades coronarias y arteriales. Puede reducir entre un 40% y un 50 % el riesgo de sufrir una cardiopatía isquémica, según datos de la Asociación Americana de Cardiología. Las personas que toman una o dos copas de vino al día registran una mortalidad 20% menor.
Aumenta el colesterol bueno (HDL) y reduce el malo (LDL).
El consumo moderado de vino ayuda a las personas mayores a mantenerse lúcidas y con un mejor funcionamiento del sistema cardiovascular.

2.- Previene la pérdida ósea
Las mujeres que toman vino (1 o 2 copas como máximo) tienen menos posibilidades de perder masa ósea que las abstemias. Siempre y cuando no sea en exceso, ya que podría acelerar el proceso de descalcificación.

3.- Cuida las células
El vino previene el envejecimiento prematuro de células de la memoria (Alzheimer). El elevado contenido en resveratrol de los vinos tintos de intensa maceración tiene propiedades preventivas sobre la formación de células tumorales generadoras de ciertos cánceres. La quercetina, el agente anticancerígeno que contiene, se vuelve activo cuando el vino se fermenta en el cuerpo. Además, contiene polifenoles que son efectivos contra los virus que causan el catarro.

4.- Tonifica y ayuda en la digestión
Tomar vino en la comida ayuda a la producción de jugos gástricos, necesarios para hacer bien la digestión. Según los expertos, los vinos blancos con prolongada crianza -como el champagne- poseen una armónica composición de aminoácidos esenciales que tonifican el torrente sanguíneo. Con las comidas, el vino también ayuda a eliminar los ácidos úricos de la sangre provenientes de la digestión y asimilación incompleta de las carnes. El vino contiene potasio, calcio, hierro, sodio, magnesio y vitaminas B y P (bioflavonoides).

 

Algo importante: La moderación es la clave para obtener beneficios del vino tinto. El menor riesgo de enfermedades cardiovasculares se obtiene con una o dos copas al día. Más de eso, el riesgo aumenta.

Si no te gusta el vino, puedes encontrar los mismo beneficios que este aporta en otros comestibles como el té, las cebollas, ajos, manzanas y cerezas. Así que los alimentos y bebidas que contienen esta sustancia se consideran como saludables o recomendables para la salud. Además estudios recientes han revelado que esta sustancia es también beneficiosa en el tratamiento de la obesidad.

Ahora los especialistas trabajan en una píldora que promete las mismas ventajas, pero sin resaca ni cirrosis.

Via| Salud actual

En QAH| Harvard en cifras

 

RELACIONADOS