Cultura y Sociedad 


¿En qué consiste la paradoja de Stockdale?

¿Cuántas veces se ha pasado por tu cabeza la sensación de estar perdiendo el tiempo con lo que haces? Si todo ese esfuerzo, pasión, dedicación o sacrificio que das en tu día a día tendrá su recompensa en un futuro. ¿Vale la pena sacrificar tantas cosas? ¿Vale la pena gastar ese tiempo en esta actividad? ¿Valdrá de algo todo ese esfuerzo? ¿Vale la pena gastar tu vida en algo que no sabes si te dará la tan ansiada recompensa?

Deja que te cuente algo que todo el mundo debería saber. Déjame que te presente un nombre que cambiará tu vida. Jim Stockdale.

“¿Quién no lo consiguió?. Los optimistas.”

El almirante Jim Stockdale fue el oficial de mayor rango de Estados Unidos y prisionero del campo Hanoi Hilton durante los momentos más críticos de la Guerra de Vietnam. Estuvo cautivo a manos del enemigo durante nada menos que 8 años, durante los cuales fue torturado en más de 20 ocasiones.

Stockdale vivió todos esos años de cautiverio sin el derecho que ampara a todos los prisioneros, sin saber si existiría una fecha final que diera paso a su liberación o sin saber si realmente saldría vivo y volvería a ver a su familia. Su capacidad de resistencia fue, simplemente, inagotable: se autolesionó para evitar ser utilizado como propaganda por sus captores, utilizó el envío de cartas a su mujer para transmitir información secreta e incluso llegó a crear un canal de comunicación que mitigaba la sensación de vacío de los presos.

Después de su liberación, Jim Stockdale se convirtió en el primer oficial con tres estrellas de la historia de la marina que vistió además las alas de aviador y la medalla de honor del Congreso.

Cuando le preguntaron cómo fue capaz de resistir el cautiverio afirmó: “Nunca perdí la fe en el final de la historia. Nunca dudé, no sólo de que iba a salir, sino también de que al final lo conseguiría y convertiría la experiencia en el evento más importante de mi vida y con el tiempo no cambiaría”.
Una afirmación llena de fuerza y de fe. Lo curioso, y es aquí donde comienza la paradoja, fue su respuesta a la pregunta: “¿Quién no lo consiguió?”. Su respuesta fue contradictoria: “Los optimistas.”
¿Cómo es posible que los optimistas no lo consiguieran? ¿Acaso ellos no tenían fe? La explicación de Jim Stockdale fue la siguiente: “Los optimistas en Navidad decían: “en Navidad estaremos fuera”. Y llegaba Navidad, y pasaba Navidad. Entonces decían: “Por Pascua estaremos fuera”, y llegaba Pascua, y pasaba Pascua. Y entonces el Día de Acción de Gracias, y entonces volvía a ser Navidad otra vez. Y se morían porque se les partía el corazón.”

Esta es la Paradoja de Stockdale. Tu esfuerzo actual no garantizará tu éxito futuro, pero sin él no serás capaz de alcanzarlo. Conserva la fe en que al final prevalecerás independientemente de las dificultades, y al mismo tiempo, haz frente a los hechos más adversos de tu realidad actual, cualquiera que sea.

Me parece una enseñanza idónea para estos tiempos que corren y en los que la sociedad parece destinada a hincar la rodilla.

¡ÁNIMO!

Imagen| Jim Stockdale

En colaboración con QAH| La Constante

RELACIONADOS