Cultura y Sociedad 


¿Cómo nació la CIA?

La CIA (siglas en inglés de Central Intellingence Agency) fue creada como consecuencia de una series de eventos que tuvo lugar a lo largo de la primera mitad del siglo XX.

Durante la Primera Guerra Mundial ya se sintió la necesidad de una agencia que interceptase y decodificase los mensajes de los enemigos. Se creó “la cámara negra” (the black chamber). Esta central de inteligencia fue la primera agencia que se mantuvo incluso durante tiempos de paz, concretamente, hasta 1929.

Una década después, la Segunda Guerra Mundial hizo que Estados Unidos crease una nueva oficina de inteligencia: la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS, siglas en inglés de Office of Strategic Services). Esta agencia fue liderada por ‘el salvaje’ (the ‘wild’) Will Donovan y durante la guerra situó sedes en las principales ciudades europeas.

Terminada la guerra que mató a 50 millones de personas, el debate en Estados Unidos era qué hacer con la Agencia. Donovan advirtió entonces la necesidad de mantener una Agencia de Inteligencia durante los tiempos de paz. La idea era una Agencia que operase fuera del país y que reportase directamente al Presidente de los Estados Unidos. La opinión pública temió la posibilidad de una agencia secreta y dudó de si democracia y ‘secreto’ eran términos que casarían bien. La pregunta era: cómo estar seguro, si es una agencia secreta, de que no va a violar los derechos de los americanos.

En 1945, cuando Donovan se enteró de la muerte de Roosevelt, todos sus planes sobre una oficina de inteligencia se vinieron abajo. De hecho, el nuevo presidente Eisenhower hizo todo lo contrario y la descentralizó. Las divisiones de investigación y análisis fueron a parar al Departamento de Estado, y la división estratégica, al Departamento de Guerra.

Sin embargo, en 1946 los acontecimientos mundiales cambiaron el rumbo de la inteligencia americana. George Kennan, embajador americano en Moscú, mandó a la Casa Blanca lo que pasó a la historia como el “telegrama largo” en el que advertía que la Unión Soviética (lejos de ser la potencia aliada que fue durante la Segunda Guerra Mundial) se había convertido en un poderoso y real enemigo. Un año después, con la publicación de “Las fuentes del comportamiento soviéticose iniciaba simbólicamente la Guerra Fría.

Como decía, la situación cambió drásticamente. El miedo a otro Pearl Harbour hizo que el Gobierno americano aprobase la Ley de Seguridad Nacional. En ella, se incluía la idea de un Consejo de Seguridad Nacional en la Casa Blanca, la creación de una fuerza aérea y del Departamento de Defensa, y el nacimiento de una Agencia Central de Inteligencia. La CIA abría sus puertas en 1947.

Más información| CIA.gov
Imagen| Kibombokeresba

RELACIONADOS