Casos empresariales, Economía y Empresa 


¿Cómo compite SKYPE?: emprendedores e innovadores

Como todos conocemos y  hemos utilizado en múltiples ocasiones, Skype es un software que permite la comunicación vía texto, voz y vídeo a través de internet. Como breve descripción podemos señalar que fue fundada por  Janus Friis y el sueco Niklas Zennström, dos genios del “Internet business”, creadores anteriormente de la aplicación de intercambio de archivos Kazaa (uno de los mayores portales para compartir música a nivel mundial).

Skype con más de 60 millones de clientes se convirtió rápidamente en el jugador principal de las comunicaciones VoIP (Voice over Internet Protocol), siendo una atractiva alternativa al tradicional y costoso sistema de telefonía fija y móvil.

Pero ¿cómo funciona el modelo de negocio de Skype? ¿Cómo consiguen beneficios si su idea de negocio está basada en la gratuidad de las llamadas entre usuarios Skype? ¿Cómo se consigue hacer dinero de llamadas gratis?

El modelo de negocio es relativamente sencillo pero increíblemente novedoso. Skype tiene unos costes extraordinariamente bajos: los usuarios descargan de internet el software para comunicarse. Un nuevo usuario no supone coste alguno ya que se usa el sistema P2P. No tiene coste de distribución ya que se extiende de manera viral. El mantenimiento de tener las líneas abiertas y conectadas supone un coste cero. El marketing es barato ya que la mejor publicidad la hacen los propios usuarios.  Y no cuenta con una presencia física ya que se aprovecha de las facilidades que supone dar un servicio en internet. Los únicos costes se encuentran en desarrollar el modelo de negocio y en el propio desarrollo del software.

Skype obtiene ganancias de sus servicios auxiliares como SkypeOut que permite al usuario utilizar el sistema de llamadas tradicionales a teléfonos fijos o móviles con una tarifa mucho menor que el resto de operadores. No obstante la idea de negocio no está basada en ello, como explica Zennström este modelo se apoya en lo siguiente: “Queremos obtener el mínimo dinero posible de cada usuario. No tenemos ningún coste por usuario y por eso queremos tener el mayor número de ellos posible”.

Esta idea anula y se aleja completamente del modelo de negocio de las teleoperadoras tradicionales. Estas compañías afrontan altos costes de marketing, de capacidad instalada y de costes operativos de funcionamiento de la red que repercuten directamente en el cliente. De esta manera, su negocio se fundamenta en el principio de maximización de los ingresos por cliente.

Como afirman los fundadores: “Un modelo de negocio que funcione para unos probablemente sea terrible para otros”.

 

Vía| Exploring Strategy, JOHNSON, G; WHITTINGTON R. & SCHOLES, K. Ed. Pearson. 2011.

Imagen| tecnologiapyme

 

 

 

RELACIONADOS