ENTRAR
Qué Aprendemos Hoy

Operación forward sobre commodities: ¿Cómo asegurarse el precio de una cosecha?

Si tenéis alguna relación con la agricultura y/o con la producción de materias primas, ya sea debido a vuestra propia experiencia o que conozcáis a algún familiar o amigo que se dedique a ello, seguramente este post os puede servir para tener conocimiento de que existen este tipo de operaciones que detallaré a continuación (De antemano, os aconsejo no realizar nada de lo que voy a comentar, si no tenéis el asesoramiento adecuado o unos conocimientos avanzados en mercados financieros).

Estas operaciones financieras, si se realizan correctamente, pueden  servir para rentabilizar aún más la cosechas de productos agrícolas en algunas temporadas, disminuyendo el riesgo de bajadas de precios. Las materias primas en las que voy a basarme son el algodón y el trigo, aunque también se puede extrapolar a otras commodities como es el caso de la soja, maíz, cebada, café, aceite, etc. Os adelanto que esta explicación no servirá para hacerse rico, ni mucho menos, pero por lo menos ayudará a aprovechar algunas oportunidades en las subidas de precios, en el caso de que la cosecha no esté aún lista para su recolección y venta.

Estas operaciones a las que me refiero se les llama cobertura y como su nombre indica, sirven para cubrirse del riesgo de posibles bajadas de precios. Este tipo de cobertura se denomina de ALTO RIESGO, por lo que debemos ser muy cautos y asesorarnos lo mejor posible por verdaderos profesionales, ya sean entidades financieras o los mismos intermediarios que compran las materias primas a los agricultores.

Estas coberturas vienen realizándose desde hace muchísimo tiempo, tal es así que una de las bolsas más antiguas que existe es la de Chicago (CBOT), fundada en 1848 para negociar futuros y opciones sobre productos agrícolas como el trigo, el maíz, soja y avena. Los agricultores de EEUU conocen muy bien esta práctica y es muy común entre ellos, al igual que en otros países. Pero por alguna circunstancia y debido a la poca formación financiera que existe en España, aquí no es muy conocido. A pesar de ello, también tenemos un mercado de futuros creado en Andalucía, éste es el MFAO, dónde se negocian futuros sobre el aceite de oliva desde el 2004.

Después de esta introducción, seguramente os preguntaréis qué es una cobertura y para qué sirve.

Un cobertura financiera se basa principalmente en cubrirse de los riesgos que pueden afectar al valor de nuestros activos y por supuesto las cosechas son un activo desde el momento en que se siembran, denominándose bienes en proceso de elaboración, hasta que se recolectan y se venden. Estas coberturas deben realizarse lo más ajustadas posible, ya que si nos equivocamos en el calculo podríamos asumir riesgos adicionales que nos pueden provocar perdidas en el caso de que el mercado tome una dirección que nos perjudique. La cobertura ideal es la que no nos conllevará ni perdidas ni beneficios adicionales sea cual sea el movimiento de la cotización.

¿Qué necesitamos para realizarla?

Podemos realizarlas nosotros mismos contratando futuros a través de nuestro bróker financiero, o acudiendo al intermediario al que vendemos la cosecha que muchas veces ofrecen estos servicios a los clientes. Por supuesto, cualquiera de las dos opciones nos supondrá un coste adicional, pero debemos pensar que, en realidad, lo que estáis contratando es un seguro y que ese coste es la prima del seguro.

Para realizar la cobertura lo primero que tenemos que calcular es la cantidad de producto que vamos a cosechar, haciendo una estimación lo más ajustada posible. Es preferible que seamos pesimistas en estos cálculos para no incurrir en un riesgo adicional, así que interesa tomar en consideración alrededor de un 10% o un 20% por debajo de nuestras estimaciones de producción.

Una vez tengamos estos datos, debemos calcular también cuál es nuestro umbral de rentabilidad a partir del cual empezamos a obtener beneficios. Sabiendo esto, podremos calcular el precio óptimo al que debemos vender la cosecha para obtener un beneficio.

Todos estos datos nos sirven para calcular a partir de que precio realizaremos la cobertura y cuantos futuros debemos contratar para realizar una cobertura lo más ajustada posible.

¿Cómo funciona?

(Voy a explicarlo utilizando el trigo como ejemplo)

El trigo es un cereal que en España se siembra por el día de San Andrés, en los meses de noviembre o diciembre, y se cosecha en el mes de julio. Esto es un periodo de 7 meses dónde el precio puede sufrir multitud de variaciones.

 En este gráfico podemos ver como el 7 de febrero de 2011 el precio del trigo alcanzaba unos niveles muy buenos para vender, pero sin embargo el producto todavía estaba creciendo en el campo y no podía venderse. Así que muchos agricultores perdieron la oportunidad de vender la cosecha en ese momento. Pero en realidad, si realizamos esta cobertura, podemos aprovechar estas oportunidades en el caso de que vuelvan a surgir en un futuro. Es muy difícil predecir hasta que nivel pueden llegar a subir los precios, así que tendremos en cuenta el precio en el que empezamos a obtener unos beneficios deseados. Más o menos tomaremos como nivel de referencia la cota de 750-800 dólares por bushel de trigo ya que es un momento idóneo para realizarla, aunque siempre tenemos que tener en consideración el cambio de divisa ya que nosotros comercializamos en euros y estos precios cotizan en dólares. Por consiguiente, la divisa también nos afectará y debemos cubrirnos, al mismo tiempo, de las oscilaciones en la tasa de cambio.

En el caso de que la cotización alcance el precio idóneo al que nos gustaría vender, simplemente tenemos que vender futuros con un nominal equivalente a la cantidad de trigo que estimamos que vamos a producir.

Una vez que hemos realizado la operación, el funcionamiento es el siguiente:

– En el caso de que el precio siga subiendo: Tendremos pérdidas en la liquidación de los futuros pero obtendremos beneficios en el valor de nuestra cosecha.

– En el caso de que el precio baje: Obtendremos beneficios en la liquidación de los futuros y tendremos pérdidas en el valor de nuestra cosecha.

Consecuentemente, si hemos calculado bien la cobertura, cualquier pérdida o beneficio que tengamos de las liquidaciones de los contratos de futuros se neutralizarán con la pérdida o beneficio del valor de la cosecha. De esta manera, conseguimos vender la cosecha a un precio que ya conocemos de antemano y que nos reportará un beneficio en el caso de que hayamos realizado la operación a un precio idóneo, que sobrepase el umbral de rentabilidad.

Los mercados en los que podemos contratar futuros y opciones sobre el trigo y el algodón son:

Trigo: CBOT (CME group) Aunque es recomendable que al mismo tiempo, os informéis de las cotizaciones en la página web de la cámara de comercio de Córdoba que es dónde salen publicadas los últimos precios de la lonja de contratación (Como anécdota, os comento que hasta hace un año lo seguían publicando en pesetas).

Web de la Cámara de comercio de Córdoba (Lonja de contratación)

Nota aclaratoria: La lonja de contratación publica los precios cada semana o cada dos semanas y esos precios son los utilizan los intermediarios para comprar las cosechas, hasta que vuelven a salir en la siguiente publicación. Debido a la elevada volatilidad de estos mercados de commodities, si realizamos bien la conversión de dólares a euros (ó pesetas), de las cotizaciones del trigo en el CBOT, podemos llegar a arbitrar aunque solo ganemos unas pocas pesetas por kg (Qué en el caso de que sean toneladas, el beneficio que podemos obtener sin correr apenas riesgo, puede ser sustancioso).

Algodón: NYMEX (CME group) Es igual que el mercado del trigo, pero en este caso, os comento que algunos agricultores pueden asesorarse mejor preguntando directamente a su desmotadora, ya que son especialistas en este cultivo y lo mismo os pueden dar más información de como realizar  estas operaciones.

En QAH| “Ponerse corto”:¿estrategia bursátil o mala praxis financiera?

Imagen| QAH

Más Información| Forward sobre materias primas

Fernando Ariza Gómez Escrito por el abr 13 2012. Archivado bajo Economía y Empresa, Finanzas.





  • Diego Egea

    Genial el post Fernando!! Buenísima la explicación sobre el mercado de futuros.
    Se habla mucho de lo perjudicial que esta siendo a nivel global el negocio con este tipo de futuros sobre materias primas debido al incremento de los precios. Podrías explicarme como operan los inversores para que esto ocurra? Muchas gracias por tu explicación. Una gozada leer tus publicaciones

  • http://www.facebook.com/people/Fernando-Ariza-Gómez/754728796 Fernando Ariza Gómez

    Muchas gracias Diego!! Yo creo que la subida de los precios en las materias primas, no tienen nada que ver con este tipo de operaciones. Por un lado, porque en todo caso esto consiste en vender futuros con lo que impulsamos una bajada en los precios y por otro lado si te refieres al mundo de los derivados en general, tampoco creo que influyan en la subida de precios. Lo primero que tenemos que tener claro es la ley de la oferta y la demanda, y en estos últimos años estamos viendo a economías emergentes elevar su tasa de consumo, al mismo tiempo que existe un crecimiento en la población mundial. Sin embargo, la superficie de terreno dedicada al cultivo y las técnicas de producción no han variado significativamente. Por esta razón, es normal que los precios tomen una tendencia alcista. ¿Tú qué opinas? Un saludo

Acceder |